Planes de gestión

Elaboración y aprobación de planes de gestión

El objetivo principal del proyecto es conseguir una red de espacios marinos Natura 2000 gestionada de forma eficaz, con la participación activa de los sectores implicados y la investigación como herramientas básicas para la toma de decisiones.

En este contexto, la creación de unos instrumentos de gestión coordinados y coherentes para todos los espacios incluidos en la Red, se considera uno de los pilares fundamentales para alcanzar este objetivo.

Para ello, el proyecto LIFE IP INTEMARES está poniendo en marcha procesos de participación específicos que harán posible que todos los actores involucrados en los espacios de la Red Natura 2000 tengan espacios para valorar y aportar información sobre las medidas de regulación que se propongan desde los órganos gestores.

En este marco, se proyecta la actualización, la elaboración y aprobación de los planes de gestión detallados a continuación:

Actualización de planes de gestión de los siguientes espacios:

  • Área Marina Protegida y ZEC de El Cachucho.
  • ZEC de Estrecho Oriental.
  • 24 ZEC de la demarcación canaria: Área marina de la Isleta; Franja marina de Mogán; Sedales de La Graciosa; Sebadales de Guasimeta; Sebadales de Corralejo; Playas de Sotavento de Jandía; Bahía del Confital; Bahía de Gando; Playa del Cabrón; Sebadales de Playa del Inglés; Costa de Sardina del Norte; Cagafrecho; Sebadales de Güigüí; Franja marina Teno-Rasca; Mar de Las Calmas; Sebadales del Sur de Tenerife; Cueva marina de San Juan; Sebadal de San Andrés; Franja marina de Fuencaliente; Franja marina Santiago - Valle Gran Rey; Costa de Garafía; Costa de Los Órganos; LIC/ZEC Costa de San Juan de la Rambla; LIC/ZEC Sebadales de Antequera

Elaboración de los planes de gestión de:

Igualmente, vamos a elaborar el Plan Director de la Red de Espacios Marinos Protegidos de España (RAMPE) para asegurar la coherencia en la gestión de los espacios de la Red Natura 2000 marina y el resto de figuras de protección existentes a través de la aprobación de unos criterios mínimos comunes de gestión aplicables a todas las áreas marinas protegidas incluidas en la Red.